CONPSYENCIA BLOG

Pongamos de moda el amor propio.
Agosto 2021

Es inevitable estar en contacto con el amor, ya sea con amigos, familiares, pareja, tu carrera, entre otros contextos en los cuales existe este vínculo amoroso y de cariño ante personas, objetos, situaciones, etc. Sin embargo, en esta ocasión hablaremos de todo aquello que rodea al “amor propio”, ya que sin duda alguna tiene muchos enigmas, dificultades y cuestionamientos que hay que atravesar para llegar a amarnos a nosotras mismas.

Tenemos que cuestionarnos, ¿cómo aprendemos a amar? La respuesta general es que lo aprendemos fundamentalmente con nuestros padres. Desde que somos pequeñas observamos a nuestros papás, abuelos, tíos y a aquellas personas más cercanas a nosotras, observamos cómo expresan el amor que sienten por el otro, la concepción que tienen del amor, todo influye en lo que nosotras expresaremos en la adultez, sin olvidar el papel que jugará la cultura en este proceso.


Es importante tener en cuenta que los niños y las niñas no aman de la misma manera; ya sea por la educación que recibimos, los privilegios que se otorgan a cada género o simplemente los claros ejemplos que se tienen en sus contextos familiares dependiendo del rol que practican. Es aquí donde empieza el análisis del por qué en ocasiones nos cuesta trabajo construir el amor de pareja y cómo es que nuestras perspectivas de lo que es el amor intentan encajar, llegando a ser poco exitosa. Por eso es muy importante que antes de querer construir un buen amor de pareja, se obtenga un amor propio, que tenga la fortaleza suficiente para poder generar herramientas propias para afrontar cualquier problemática que se venga, incluso no solo en las parejas, también en la familia, el trabajo, amigos, etc.


A los niños se les enseña a valorar y defender su libertad y autonomía, consideran que el amor son “cosas de chicas'', ellos jamás renuncian ni se sacrifican por ello. A las niñas se les enseña a renunciar por completo a su libertad como prueba de su amor y éste será el centro de sus vidas, saben que deberán sufrir, pasarla mal y esperar un milagro romántico. ¿En qué momento nos enseñan a las mujeres del amor propio? ¿En qué momento nos llegan las palabras de los padres con las que nos digan que nosotros y nosotras somos lo más importante? que debemos ser nuestra prioridad, que debemos de hacer solo aquellas cosas que nos gusten y que jamás dependamos de otro.


Bueno, para nuestra suerte la sociedad está cambiando y deseo que la razón por la cual te encuentres leyendo este texto sea porque tú empezarás a generar ese gran cambio que todos y todas necesitamos, ya que siempre se empieza por una pequeña acción que dará como resultado una mayor.


La importancia de iniciar este cambio desde la construcción de un amor propio es abismal, sin duda el amor es un arma con mucha fuerza con tal capacidad de revolucionar al mundo y cambiarlo de abajo arriba. Sin duda hay más tipos de amor que tenemos que trabajar, como aquel destinado a las comunidades, los grupos, para poder eliminar aquella jerarquía que la monogamia exige, para generar más empatía, solidaridad, generosidad, compañerismo, etc. El amor es una herramienta tan hermosa, que transforma desde lo colectivo hasta lo individual, por ello debemos de superar la dependencia emocional y aprender a amarnos desde la libertad, no desde la necesidad. Sin duda, es todo un arte saber disfrutar del amor y requiere de mucho análisis, cuestionamientos y más trabajos a realizar en una misma. La importancia del amor propio radica en la herramienta tan funcional que nos ayudará a querernos bien, cuidar y alimentar nuestra relación el tiempo que dure y cerrar aquellas historias de amor que llegan a su fin, sin la necesidad de seguir alimentando esta dependencia mutua en la pareja.


Para mi es importante que sepamos que el amor no transforma la realidad por arte de magia; los cambios ocurren cuando analizamos e interiorizamos de manera adecuada nuestros patrones de vida y mejoramos en nuestra toma de decisiones, cosas básicas como valorarnos, tener confianza en uno mismo y simplemente ver la forma en cómo podemos mejorar día a día. El amor es gratis, es legal y lo fabricamos nosotras mismas, ¿cómo no disfrutar de eso y poder transformarlo en un amor propio? en realidad es una buena opción.


Construir nuestro amor propio puede resultar tan sencillo, como simplemente darse la oportunidad de ser feliz, darse el derecho de gozar la vida, disfrutar de nuestros ratos libres, de nuestras pasiones, entre un sin fin de actividades que podemos idear para pasar tiempo con nosotras mismas. No hay duda que el amor propio nos ayuda a construir nuestra salud mental y emocional, este tipo de lecturas nos permite empezar a reflexionar y abrir el panorama de temas que en ocasiones no están tan presentes en nuestro día a día, pero por ello es importante reforzarlos con algunos talleres, cursos, algún trabajo terapéutico, que sin duda nos ayudará a profundizar mucho más en todo lo antes visto.


Para poder amarnos tenemos que trabajar en la relación con nosotras mismas, con sentido crítico y desde una posición amorosa, para conocernos mejor por dentro e identificar todo aquello que no nos hace felices, que no nos ayuda, que no nos gusta y que podríamos mejorar, lo cual nos deja una gran tarea de ahora en adelante, para poder construir NUESTRO AMOR PROPIO.



María Fernanda Méndez Morales.



Bibliografía de apoyo:
- Herrera C. (2018) Mujeres que ya no sufren por amor, transformando el mito romántico, Madrid, Catarata.
- De Beauvoir S. (1949) En segundo sexo, México, Debolsillo.